Estando en Viena

En los últimos años Viena se llena de turistas más que nunca.

La mejor manera de verlo y vivirlo es naturalmente venir a nuestro Tour Gratis. Aquí tienes información útil a tu llegada a Viena.

Icon - plane-icon

Aeropuerto / Trenes / Autobuses

El Aeropuerto Schwechat de Viena está ubicado a 19 kilómetros al sureste del centro histórico de Viena. Un taxi para ir al centro de la ciudad cuesta unos 30 euros (40 durante la noche). Los autobuses del aeropuerto cuestan sólo 8 euros por persona (desde las 5:00 de la mañana hasta las 24:00) y paran en el centro de la ciudad en Morzinplatz/Schwedenplatz (20 min).

El bien conocido non-stop CAT (City Airport Train) le llevará a la estación Wien Mitte (Landstraße) en sólo 16 minutos, pero un ticket de ida cuesta 11 euros y el billete de vuelta 19 euros.

Si no tiene mucha prisa la forma más económica de llegar al centro es con el tren suburbano (S-Bahn). Solo tiene que coger cualquier tren de la línea S7 dirección Florisdorf, que sale dos veces en cada hora hasta las 24:00 y bajar en la estación “Wien Mitte”. Desde allí estará ya muy bien conectado al centro histórico, por ejemplo la línea de metro (U-Bahn) U3 tiene parada en Stephansplatz, donde se encuentra la importante catedral de San Esteban, justo en el corazón del centro histórico de la ciudad.

Los trenes salen con frecuencia a todas las regiones y países vecinos. Los trenes nocturnos y los más rápidos “Euro-City” trenes llegan aquí prácticamente desde todas las ciudades de Europa central. Los trenes de alta velocidad “RailJet” e “ICE” vienen desde las ciudades como Munich, Budapest, Zurich y Praga. La Estación Central de Viena (Hauptbahnhof) se encuentra en el distrito 10 a donde se puede ir con el metro U1 que está conectado con el centro de la ciudad en las estaciones de Karlsplatz y Stephansplatz. Sin embargo, se debe tener en cuenta que los trenes con destinos dirección este muchas veces salen de la Estación Oeste (Westbahnhof).

Las líneas internacionales de autobuses, como Flixbus, Blaguss o Eurolines ofrecen servicios a muchos destinos europeos, especialmente a países vecinos. Los autobuses llegan y salen de la Terminal Internacional de Autobuses de Viena al lado de la estación de metro “Erdberg” (U3).

Icon - heart-icon

Emergencia y atención sanitaria

En caso de que ocurra lo peor, aquí están los números de teléfono más importantes en Viena:

Bomberos: 122; Policía: 133; Ambulancia: 144,Médico de urgencias (durante la noche y los fines de semana): 141

Emergencia europea: 112

La asistencia médica en Austria es gratuita para los titulares de la tarjeta sanitaria europea. Para los viajeros de países no europeos es muy recomendable contratar un seguro de viaje antes de su viaje a Austria.

Icon - wallet-icon

Dinero y cambio de divisas

Austria es parte de la eurozona (zona del euro) y utiliza el euro como moneda oficial. Si necesita cambiar dinero, lo más recomendable es ir a una oficina de cambio en el centro, ya que estas oficinas suelen ofrecer mejores tarifas que las oficinas en el aeropuerto o en su hotel. No obstante, se debe comprobar si hay algún gasto adicional y comparar la tasa ofrecida con la tasa media del mercado para poder elegir el servicio más justo.

Los cajeros automáticos son una buena alternativa para acceder a efectivo por un precio más justo de que le pueden ofrecer en una oficina de cambio. Verifique, si su banco local tiene asociaciones con cualquier banco local en Viena. En caso lo tiene, usted debería poder usar los cajeros automáticos de este banco por una tarifa reducida o gratuita. A la hora de utilizar un cajero automático, siempre elija la opción de cargar en euro para asegurar de que su dinero se cambiará por una tarifa más justa.

Icon - support-icon

Seguridad

Viena es una ciudad muy segura. Especialmente en el centro histórico no tiene que preocuparse. En general no tendrá problemas paseando durante la noche, aunque hay algunas zonas que se debe esquivar para no encontrar ninguna persona dudosa: el área alrededor de la estación de “Praterstern” y las paradas de metro y tranvía a lo largo de “Margareten Gürtel” y “Wiedner Gürtel”. Aparte de eso simplemente siga las reglas habituales: tenga en cuenta que los carteristas se sienten más cómodos en grandes multitudes y en los puntos turísticos actuales.

No confíe en los vendedores disfrazados de Mozart, que suelen estar en los lugares turísticos, especialmente frente a la catedral de San Esteban (Stephansdom) y la Ópera Estatal (Staatsoper). Todos ellos intentan vender billetes para conciertos de música clásica, pero algunos son billetes con precios enormemente inflados para espectáculos, que no merecen ser llamados conciertos.

Tenga cuidado con los ciclistas y los carriles de bici, que hay mucho en todas las partes de Viena. Los ciclistas son rápidos y no le dejan espacio si accidentalmente pone un pie en su carril de bici.

Icon - energy-icon

Internet

La mayoría de los hoteles y hostales de Viena ofrecen acceso gratuito a internet. Además, se puede utilizar unos 400 puntos de acceso a Wifi gratuito (40 puntos en el distrito 1) en toda la ciudad. Por ejemplo en el Stephansplatz (el área alrededor de la Catedral de San Esteban en el centro histórico de Viena), MuseumsQuartier (donde se encuentra el Leopold Museum,

Mumok y ZOOM Museo para los Niños y mucho más), Naschmarkt, Prater, Donauinsel (Isla del Danubio), así como en muchas estaciones de tren y metro.

Icon - car-icon

Los famosos semáforos peatonales de Viena: ¿cómo cruzar las calles?

Tenga en cuenta que cruzar las calles de forma imprudente en Viena puede costar mucho dinero, ya que las normas de tráfico en Austria también se aplican a los peatones. La multa por ignorar la luz roja para peatones puede llegar a 140 euros. Por lo tanto, es mejor parar y esperar la luz verde. Mientras está esperando, echa un vistazo más cercano a las figuras pequeñas en los semáforos:hay alrededor de 50 luces peatonales,y se las encontrará con más frecuencia en el centro de la ciudad. No solo verá a un hombre de pie o parado, sino a parejas – del mismo o distinto sexo. Los nuevos símbolos de semáforos se introdujeron en mayo 2015 cuando Viena se preparaba para el Vienna Life Ball y el Festival de la Canción de Eurovisión y querían subrayar el papel de Viena como una ciudad abierta y destacar la diversidad de su población. Como la respuesta de los medios internacionales a la campaña fue abrumadora, el Concejo Municipal decidió mantener estos símbolos como elementos permanentes del panorama social.

Icon - emotion-icon

¡Tenga una actitud simpática con los Vieneses!

Hay dos clasificaciones en las que Viena tiene normalmente la posición más alta: la ciudad ha ganado varias veces el título de "la mejor ciudad para vivir" en el mundo. Y hay una otra encuesta que llegó a la conclusión de que la población de Austria es considerada por los extranjeros como una de las más gruñonas y malhumoradas del mundo. ¡Pero no se preocupe! Aunque los vieneses pueden parecer un poco gruñones en la superficie, rápidamente verá que tienen corazones hechos de oro.

Aquí hay algunos consejos para ayudarle a hacerse querer por los Vieneses:

1.Use el saludo local. "Grüß Gott!" (Se pronuncia grus got, con una levemente enrollada r y el énfasis en grus). Aunque no hable alemán, aprender algunas palabras educadas le ayudará a experimentar la mejor hospitalidad que Viena pueda ofrecer. Si habla algo de alemán, lo mejor es no utilizar "Guten Tag!" - ¡no estamos en Alemania! En Austria, aparte de Grüß Gott, también se puede escuchar "Servus!" como una forma de saludar.

2."Danke" ("gracias") - seamos sinceros, para mostrar gratitud en el idioma local nunca se extravía.

3."Bitte" es una palabra enormemente útil: significa "por favor" y "de nada". Entonces puede añadirla a una solicitud, o usarla cuando alguien le dice "¡Danke!" a usted.

4.Es mejor no pedir un Cappuccino – en Viena se llama “Melange”.

Ya solo utilizando estos conocimientos del idioma puede pedir cortésmente café o cualquier cosa del menú y mostrar gratitud cuando llegue el producto a su mesa.

Icon - coffee-icon

No-goes

Los que no funcionan (No-goes)

Para no ofender a la gente local, intente evitar algunos errores de principiante: no pida un Cappuccino, ¡en Viena es un “Melange”! Lo mismo se refiere a las bebidas mezcladas con

soda: no las llame Schorle, la palabra correcta es “Spritzer”. Si le apetece un vino blanco con soda, pida un “Weißweinspritzer”, equivalente a la bebida nacional. O si quiere simplemente un zumo de fruta con soda, puede pedir por ejemplo un “Apfelspritzer”.

¡Y nunca viaje en el transporte público sin billete válido! Viajar así cuesta 100-150 € si le pillan en uno de los controles esporádicos.

Y por último, pero ciertamente no menos importante ... No les llame a los austriacos alemanes. ¡Ese es el mayor error que puede cometer!

Operamos Tours Gratis en

Praga Viena
Cracovia